Entrenamiento Transcultural

No debemos subestimar la parte Transcultural en la preparación del misionero. Probablemente no es la más llamativa, pero sin duda alguna será esencial en el desarrollo de un ministerio y trabajo efectivo en el campo.

El candidato debe conocer lo mejor que pueda el contexto cultural del lugar o grupo étnico al que es llamado, así como la cosmovisión (la forma en que ven la vida) del mismo. Sin una adecuada preparación transcultural probablemente serán muchos los errores que cometerá el misionero y en su mayoría no se dará cuenta de ellos, lamentablemente el resultado será que no encontrará una puerta de acceso para el predicar el evangelio en ese lugar.

Dice la Palabra: “Jesús siendo Dios se hizo hombre despojándose de Sí mismo, tomo forma de siervo” (Fil. 2:5-8), para dar a conocer que el Reino de los Cielos se había acercado. Tomado su mismo ejemplo, el misionero debe estar preparado para renunciar a su cultura y cosmovisión para adoptar la del pueblo a donde va, ser sensible para detectar lo que es importante para ellos; pero sobre todo, no querer ir a imponer un cristianismo occidental, lo apropiado es presentar el evangelio puro tal como Jesús lo hizo.

Algunas de las clases impartidas durante el entrenamiento son: Antropología Cultural, Lingüística, Técnicas de adquisición de segunda lengua, Puentes de Comunicación para Pueblos de Tradición Oral, Hinduismo, Budismo, Islam y mundo musulmán, Vida del misionero y Contextualización y Plantación de iglesias.

El trabajo misionero requiere de mucho esfuerzo, pero los resultados que se dan cuando hay una preparación adecuada son asombrosos. En Oasis HGM nos esforzamos cada día y tomamos con responsabilidad la preparación transcultural del candidato a misionero, por eso buscamos alianzas con otros ministerios y agencias para proveer de lo mejores Maestros para esta etapa del entrenamiento, gente capacitada y experimentada de tal manera que el alumno recibe recursos y herramientas de primer nivel en está área.