KAIROS

KAIROS – ¡La Estación de la Cosecha!
Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. (Juan 4:35)

Vivimos en una de las temporadas más increíbles de la historia espiritual de todos los tiempos. La Iglesia Cristiana es testigo de una cosecha de almas más grande de lo que cualquier otro apóstol haya visto. El gran celo de Dios por las almas esta dirigiendo a Su Iglesia en victorias masivas por los corazones de los hombres, mujeres y niños de todas partes. Y aun muchos cristianos ni se han dado cuenta.

Crecimiento Sin Precedentes

El cristianismo esta creciendo tres veces más rápido que la población mundial.
Cada día, mas de 178,000 personas llegan al Reino de Dios.
– 32,000 nuevos cristianos en China
– 20,000 en África
– 35,000 en Latinoamérica

El cristianismo es la religión que crece más rápido, con un índice de crecimiento de 6.9%, comparado con un 2.7% del Islam, 2.2% del Hinduismo y 1.7% del Budismo.

En 1900, Corea no tenía un solo cristiano conocido, y se consideraba imposible penetrar con el Evangelio. Pero para 1986, Corea del Sur era 20% cristiana, y hoy se estima conservadoramente que 40% es cristiana, con mas de 12.5 millones de creyentes (Sal. 86:9)
En 1950, China tenía un millón de creyentes, Para 1980, había 40 millones y para 1992, mas de 75 millones. Los mismos líderes comunistas estiman que para ahora hay mas de 100 millones de creyentes chinos. (Malaquías 1:11)

Mas personas han conocido al Señor en Iran en los últimos diez años que en la suma de los 1000 años anteriores. Iglesias prósperas se pueden encontrar en cada pueblo. (Sal. 82:8) Por los soldados cristianos que compartieron su fe con los musulmanes durante la Guerra del Golfo Pérsico, mas de 100 nuevas iglesias han sido plantadas en Arabia Saudita y en Kuwait. Como resultado de las misiones medicas trabajando entre los kurdos después de la guerra, casi la población entera de algunas ciudades kurdas se han convertido a Cristo: (Hageo 2:7)

En Myanmar, 37 de los monjes budistas de mas alto rango dieron sus corazones al Señor en la premier de la película Jesús. (Sofonías 2:11)

Reportes confirmados de visiones sobrenaturales de Cristo también han resultado en conversiones dramáticas al Cristianismo.

En Algeria, una nación islámica, cada persona en el pueblo de Bujía se convirtió en Cristiana cuando Jesús apareció a cada uno de ellos en sueños, declarando Su Señorío, en la misma noche.

Durante el peregrinaje anual a Meca en 1991, varios mullahs (hombres santos) musulmanes nigerianos estaban orando dentro de la Gran Mezquita, el lugar más sagrado de todo el Islam, cuando Jesús se apareció a ellos y declaró que Él es Dios. Se convirtieron.

Fuera de Katmandú en la nación hindú de Nepal, 200 personas llamaron a la policía reportando ver a un hombre clavado a una cruz de madera en las nubes sobre sus casas. Muchos nunca habían escuchado de Jesús, pero otros se convirtieron en cristianos.

Cairos: En el texto griego original, la Biblia usa una palabra especial para el tipo de extraordinario poder espiritual que estamos viendo alrededor del mundo. Esta palabra es cairos, que significa un tiempo oportuno; una temporada especial para cosechar. No es una palabra ordinaria. Es la palabra usada por Dios en el Nuevo Testamento cuando quería hacernos saber que un evento particular era un momento importante en la historia espiritual.

Cairos se usa en el Nuevo Testamento para denotar eventos claves como la muerte de Jesús en la cruz (Rom. 5:6; I Tim. 2:6), la segunda venida de Cristo (Mar. 13:33) y la resolución final de la guerra espiritual que estamos luchando contra el reino de las tinieblas.” … en la dispensación del cumplimiento de los tiempos (cairos), así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. (Efe. 1:10)

Jesús usó esta palabra en Mateo 13:30 en la parábola del sembrador y la semilla para enseñar sobre la cosecha espiritual, y nuevamente en Marcos 11:13 para enseñar que algunas temporadas no eran aptas para cosechar.

¿Es Posible Perderse el Cairos?

Jesús no uso cairos en un sentido positivo todas las veces que enseñó sobre cosechas. Es posible perderse la cosecha. En Mateo 21:33-41, Jesús enseña una parábola sobre el tiempo de cosecha cairos que no tiene un buen final.

La historia es así: un hombre planto una viña, y la rento a algunos labradores. Cuando el hombre envío siervos para recoger su porción de la cosecha, los labradores lo mataron. El hombre envió mas siervos, a quienes también mataron. Finalmente, el hombre envío a su hijo, pensando que los labradores lo respetarían. Pero los labradores también mataron al hijo.

¿Suena familiar la historia? Dios envió sus profetas, entonces a Jesús al mundo. Pero la gente del mundo mato a los profetas y a Jesús, y Dios nunca recibió Su parte completa de la cosecha.

Los israelitas perdieron su momento cairos en la historia. “Seguramente la Iglesia, con el poder del Espíritu Santo, reconocerá y responderá rápidamente a los momentos cairos de cosecha” podrías decir. Desdichadamente, la historia de la Iglesia registra tragedias a la misma escala de Israel.

Kublai Khan y Yugoslavia
Kublai Khan, el gran líder mongol, gobernó el más grande imperio que el mundo ha visto. Se extendía desde el océano pacífico en el este hasta Polonia en el oeste, y desde Rusia en el norte hasta India en el sur. Los guerreros mongoles eran tan feroces y determinados que conquistaron China a pesar de la Gran Muralla.

En 1266 d.C., Marco Polo, el gran explorador y aventurero, conoció a Kublai Khan en su ciudad capital. El corazón guerrero de este guerrero indomable fue conmovido con las nuevas de la muerte de Jesús por los pecados del mundo. Envió a Marco Polo de regreso a Europa con una petición para los líderes cristianos: “Envíenme 100 hombres hábiles en su religión… y seré bautizado, y toda mi corte, y sus súbditos. Hasta que haya más cristianos aquí que en sus tierras.

Dios había preparado uno de los mas extraordinarios momentos cairos para cosechar el mas grande imperio del mundo, y se lo entrego a la Iglesia. ¿Qué mas podría hacer la Iglesia sino asaltar esta oportunidad? Después de muchos años, solo dos misioneros siguieron este llamado dispuestos a soportar los inconvenientes necesarios para traer las buenas nuevas de Cristo al Imperio Mongol – y aun estos dos se regresaron a medio camino antes de llegar a Mongolia. Dejaron atrás el legado de la oportunidad mas grande perdida en la historia de la Iglesia.

¿Cómo respondió Kublai Khan a este silencio del occidente? Volteó a los budistas tibetanos, invitándolos a extender su religión por su imperio. En un punto de la historia, mas de la mitad de los hombres de la nación eran monjes budistas. Jesús lloró nuevamente.

¿Qué pasa hoy? Seguramente no hubiéramos perdido la mano de Dios en una temporada cairos con toda nuestra tecnología, que no tenía la iglesia en los 1200? Trágicamente, si hemos perdido cairos.

Históricamente, Yugoslavia era el país comunista mas abierto al Evangelio, pero también era el país mas rechazado espiritualmente del bloque de países orientales. Antes de 1992, pocos habían escuchado de Bosnia y Herzegovina, pero después su trágica situación aparecía en las noticias casi a diario. ¿Podría el Evangelio de Paz haber evitado esta tragedia? Por haber perdido esta oportunidad del momento cairos, nunca lo sabremos.

Cairos – Tiempo de Cosechar

Decía también a la multitud: Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: Agua viene; y así sucede. Y cuando sopla el viento del sur, decís: Hará calor; y lo hace. ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra; ¿y cómo no distinguís este tiempo? (Lucas 12: 54-56).

Ahora es el tiempo; Dios esta moviéndose. Los campos están blancos, y no queremos perdérnoslo. En el pasado Dios ha dado a la Iglesia estos tiempos cairos, pero no siempre hemos tomado la ventaja de ellos que Dios pretendía. Como los labradores en Mateo 21, quitamos su parte al Maestro de la Cosecha. No cometamos el mismo error. “El que recoge en el verano es hombre entendido; El que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza.” (Prov. 10:5)

La única pregunta es: ¿Este momento cairos nos encontrará trabajando en la cosecha o dormitando en el granero.