Visión

Todos los días nos llegan reportes con historias de que el Reino de los Cielos está llegando a nuevos lugares que por mucho tiempo han estado bajo el dominio del reino de las tinieblas, sin embargo, todavía hay una gran tarea. Mas de 2100 millones de personas siguen sin acceso a escuchar las Buenas Nuevas de Jesucristo. No tienen iglesias, y no tienen cristianos cerca de ellos. No tienen acceso a ministerios por radio o televisión ni tampoco Biblias. Esta es la frontera final, la fase final, en la batalla que Cristo nos ha comisionado y para la cual nos ha preparado, a nosotros Su cuerpo, para completarla.

Nuestra ambición es llevar las Buenas Nuevas a lugares donde nunca han llegado. Este el mismo deseo que expreso el Apóstol Pablo cuando dijo, “y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado.” – Romanos 14:20, también Jesús cuando dijo, “Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque par esto he sido enviado.” – Lucas 4:43. Y entonces a nosotros, “Como me envío el Padre, así también yo os envío.” – Juan 20:21

Pedro nos dice que Jesús esta retrasando su regreso para dar tiempo a los pecadores de arrepentirse, y que nosotros debemos, esperando ese día, apresurar Su regreso – 2 Pedro 3:9-12. ¿Cómo podemos hacer eso? Jesús dice que primero las Buenas Nuevas del Reino deben ser predicadas a todas las naciones (Griego ethne: étnico, tribu, lengua, y nación) y entonces vendrá el fin – Mateo 24:14. claramente vemos en Apocalipsis que cada lengua, tribu y nación esta representada ante el trono de Dios – Apoc. 7:9 Algún día en el futuro terminaremos de llevar estas Buenas Nuevas a todas las naciones. Sin embargo hoy, existen aproximadamente 6,000 grupos ‘ethne’ que no tienen una Iglesia. Esos pueblos no-alcanzados son las ultimas fronteras a las cuales Oasis HGM esta llamado.

La visión que Dios nos a dado es un desafío increíble. Ante nosotros esta un mundo desesperado por conocer a Dios. Nuestro desafió, por lo tanto, es equipar misioneros para comunicar / presentar efectivamente a los no-alcanzados con Dios. Oasis HGM a sido llamado para preparar y enviar a aquellos con un llamado transcultural a las naciones.

Nuestra misión, nuestra estrategia, nuestro objetivo y aún el mensaje fácilmente se pueden resumir en una palabra: Jesús. Solo Él es nuestra visión y pasión. Es nuestro todo en todo. Todo lo que hacemos y decimos es para Su gloria. Él tiene toda la sabiduría y en cualquier situación que se aproxime, no asumimos que estrategia emplear. Es el Espíritu vivo de Jesús que dirigirá nuestra estrategia. Es Su privilegio usar nuestro entrenamiento, y hacernos un espectáculo y necios a los ojos de la sabiduría terrenal. Sin apologías, Él es nuestra estrategia. Él es nuestra motivación, estamos comprometidos como Pablo declara en 1 Corintios 9:16. Como resultado de nuestro amor por El obligados a llegar a las fronteras. Es igualmente verdadero que no tenemos buenas noticias que dar una vez que llegamos, excepto Jesús.

A la luz de lo anterior, hemos escuchado claramente a nuestro Maestro llamándonos a identificarnos con Su corazón por los no-alcanzados de nuestro mundo, y Él nos ha provisto de algunos pasos de obediencia este mandato humanamente imposible.

Estrategia

Nuestros objetivos deben ser aquellos pueblos sin una iglesia disponible, auto reproductiva, e autóctona dentro de ellos que sea capaz de evangelizar a su propia gente. En lugar de establecer nuestro propio centro de investigaciones para descubrir esos grupos, cooperamos con otras excelentes organizaciones que han definido la mayoría de la terminología, localizado a esos pueblos y recabado la información.

Nuestro objetivo final es iniciar un movimiento hacia Cristo entre todo el pueblo. Esto solo se cumplirá con un evangelio autóctono y contextualizado (presentando el Evangelio de formas culturalmente relevantes y significativas), en oposición a un Evangelio extranjero con formas y mensajeros extraños. Nuestros objetivos inmediatos son el evangelismo básico y plantar iglesias, dando el trabajo a los creyentes locales lo antes posible. Reconocemos que los extranjeros no son los mejores para vivir y proclamar el Evangelio de forma dinámica culturalmente.

La mayoría de los no-alcanzados viven hoy en países de “acceso creativo”. Esto requiere de algunos nuevos métodos de encontrar acceso al grupo objetivo. Una variedad de tácticas serán empleadas incluyendo hacer tiendas (empleos, proyectos de desarrollo y nuevos negocios), “turismo” a largo plazo, visas de estudiante, etc.

Equipos misioneros son también un distintivo de Oasis HGM. Reconociendo la excelencia de transplantar el Cuerpo de Cristo, comisionamos a varios misioneros juntos. Estos equipos están hechos a la medida de su pueblo objetivo especifico. Esta táctica permite a los miembros unir sus talentos y dones espirituales y vender la debilidad individual. A través de estas fuerzas compartidas, creemos que cada equipo tiene la combinación de dones necesaria para alcanzar efectivamente a su pueblo objetivo – aun si los individuos no lo son. También, se convierte en un modelo para la Iglesia autóctona de cómo amar y cuidar a sus miembros. Cuando un miembro cae o esta herido, en amor y apoyo, los miembros del equipo pueden cuidar de él o ella.

Todos los candidatos misioneros pasan por el entrenamiento intensivo. Durante su entrenamiento, los candidatos misioneros aprenden a vivir en comunidad, como una parte importante de su formación de equipo. Esto los prepara para ser sensibles al campo. Los equipos se preparan realistamente para los problemas que enfrentaran juntos en el campo en otra cultura. Los equipos descubren escuchando al Señor, aprendiendo juntos, ayudándose mutuamente, siendo el Cuerpo de Cristo, siendo creativos juntos, etc. Los maestros en el entrenamiento participan en este énfasis, brindando discipulado, y ayudando en la “sanidad” de aquellos con trasfondos dolorosos o inmadurez que no estarían listos para el ministerio croscultural.

Cada equipo busca escuchar del Señor cual método deberá utilizar para obtener su apoyo. Algunas opciones son tomar empleos locales estratégicos (hacer tiendas), levantar apoyo en el hogar, o aun una combinación de ambos. Algunos pueden trabajar tiempo completo para subsidiar al resto del equipo. Las posibles combinaciones no tienen fin, así cada equipo, junto con liderazgo de Oasis HGM, espera escuchar de Dios cuales son las especificaciones.

A la luz de los complejos cambios en misiones, no solo nos enfrentamos a la necesidad de creatividad en métodos de entrada, si no también en la necesidad de encontrar nuevas Fuentes de financiamiento. Así que, Oasis HGM participa activamente buscando y animando acciones entre la comunidad empresarial y las misiones, explorando nuevas ideas innovadoras y atrevidas en financiamiento y empleo de equipos.

Una relación intima entre la iglesia y Oasis HGM es fundamental en nuestra estrategia. Muy frecuentemente cuando la gente es llamada a ser misionera, son puestos a un lado / separados de la iglesia local. Al hacerlo así, la iglesia pierde la importante participación de sus apóstoles. Hemos observado algo del fruto de esta separación en América. Los misioneros raramente son absorbidos al regresar por la iglesia local, y la iglesia tiene verdaderamente una mínima preocupación por las misiones. La oración disminuye y los misioneros pierden la visión, son atacados y derrotados. Antes de que Oasis HGM envié los misioneros, ellos deben contar con el soporte, y en esencia, ser enviados por su iglesia local.

Para asistir en este proceso de fortalecer la relación Misionero – Iglesia, Oasis HGM esta comprometido a proveer lo mejor en materiales de movilización para complementar la estructura y actividades misioneras existentes en la iglesia. Parte de esto es el Seminario Corazón de Dios, el cual esta diseñado para infundir rápidamente visión, pasión y perspectiva en la actividad global de Dios como señalan las escrituras, la historia y nuestro presente.